El Viagra y su Utilidad en Pacientes Parapléjicos

 

Muchos hombres que quedaron impotentes como consecuencia de una lesión medular pudieron volver a mantener una relación sexual luego de la aparición del Viagra. Es que, en gran parte de los casos, es posible volver a alcanzar una erección y a disfrutar de una vida sexual plena y saludable.

Sufrir una lesión medular resulta un hecho traumático. En un primer momento, los hombres que pasan por estas circunstancias suelen "olvidar" la necesidad de mantener relaciones sexuales. Una vez que el shock ha pasado y los estímulos tanto hormonales como psicológicos vuelven a impulsar el deseo del contacto sexual, aparece el problema de la impotencia.

El fantasma de no poder alcanzar la plenitud en la pareja o el miedo a no poder volver a satisfacer a una mujer es un tema superado con la aparición del Viagra (Sildenafil). Según estudios, el Sildenafil muestra resultados positivos en el 88 por ciento de los casos, y no sólo resulta una solución para poder volver a disfrutar del sexo sino que también facilita a los hombres parapléjicos la posibilidad de ser padres mediante el coito.

Vale tener en cuenta que no todos los casos de impotencia resultantes de una lesión de médula volverán a tener una erección. El Sildenafil tendrá resultados en relación a qué tipo de lesión sufrió el paciente. Si bien el sentido común muchas veces marca que aquellos hombres que tienen inmóvil la mayoría de su cuerpo no podrán lograr una erección, la reacción sexual depende de cuan dañado haya quedado la zona del sistema nervioso.

Equívocamente se puede pensar que las personas que tienen menos movilidad son las que presentan una respuesta sexual más pobre. No es así. La función sexual depende de si hay repercusión en el centro parasimpático, parte del sistema nervioso que actúa sobre los genitales. Cuando el problema se encuentra sobre las vértebras dorsales o cervicales, el Sildenafil, en conjunto con la estimulación externa, logra provocar y mantener durante un período de alrededor de cuatro horas una potente erección.

A pesar de que a lo largo de los años fueron muchos lo métodos que intentaron devolver la posibilidad de lograr una erección a los hombres impotentes, el Viagra (Sildenafil), además de revolucionar el mercado y desterrar el tabú de la impotencia, logró convertirse en el tratamiento para la disfunción eréctil menos invasivo. Este logro se alcanzó tanto por su forma de administración -se trata de pastillas que se toman por vía oral- como por la importancia de los beneficios que provee en relación a sus escasos efectos secundarios.