El Sildenafil También es Eficaz para la Hipertensión Pulmonar

 

No sólo el Viagra se nutre de pacientes con trastornos de impotencia. Además de ser utilizado para contrarrestar la disfunción eréctil, controlar los efectos cardíacos y la eyaculación precoz, el Sildenafil ha dado una luz de esperanza para quienes padecen de hipertensión pulmonar, un mal incurable que afecta a muchas personas en todo el mundo.

Así lo anunció un equipo de científicos alemanes, quienes entregaron dosis de Sildenafil (el motor del éxito del Viagra) a 14 jóvenes alpinistas que iniciaron una travesía al Everest, la montaña más alta del mundo.

Una vez el Viagra instalado en el cuerpo de los escaladores, pudo comprobarse que su efecto genera disminuciones de la presión sanguínea en arterias proveedoras de oxígeno hacia los pulmones y así mejorar su capacidad de trasporte de este órgano respiratorio.

Quienes padecen hipertensión pulmonar tuvieron que rechazar las grandes alturas y todo tipo de actividades o escaladas que produzcan agotamiento físico.

El investigador alemán Friedrich Grimminger, responsable del estudio realizado por un equipo de la Universidad de Giessen, reconoció que el Sildenafil produce beneficios significativos en la calidad de vida de las personas.

Para llevar a cabo este estudio, los científicos encontraron similitudes bioquímicas entre el pene y los pulmones como grandes poseedores de la enzima fosfodiesterasa 5. Esta enzima bloquea la erección y también la capacidad que tienen los vasos sanguíneos alojada en los pulmones.

El estudio final, publicado en la revista Annals of Internal Medicine, revela que el Sildenafil cumple una doble función: inhibe la enzima mencionada para concretar una erección firme y prolongada, y además favorece una mejor circulación en las paredes de los pulmones.

Si bien salieron a la luz las propiedades del Viagra como respuesta a un mejoramiento de la salud sexual y a favor de las capacidades respiratorias, Grimminger advirtió que por el momento no podrá ser aprobado el Sildenafil como parte del sistema para la hipertensión pulmonar hasta que su efecto benigno no sea constatado en otras pruebas mundiales.

Para hacer este estudio, los investigadores no dejaron nada librado al azar. Eligieron a jóvenes andinistas porque sus pulmones están acostumbrados a recibir cambios bruscos y rápidos en pocas semanas después de haber permanecido un determinado tiempo en la montaña.

Ardeschir Ghofrani, otro integrante del grupo de investigación, dijo que el Viagra disminuye la hipertensión pulmonar sin provocar una reducción perjudicial de la presión arterial en el cuerpo.

Quienes sufren de hipertensión pulmonar padecen falta de aire y taquicardia y, por lo tanto, realizan más esfuerzos de lo común. Sin el suministro del Viagra, los actuales tratamientos de hipertensión pulmonar son riesgosos para la salud: la disminución de la presión arterial a veces puede generar colapsos en la circulación.